El creciente control del porfiriato dejo solo una opción a los opositores revolucionarios, que fue la de atacar al porfiriato por medios político mediante el discurso y la caricatura: “Porfirio Díaz no tolero otra brecha que la brecha política, y por ahí irrumpieron los revolucionarios.” 7

La caricatura tiene un objetivo muy claro que es “degradar” la imagen de algo al presentar solo sus defectos de manera exagerada; es “presentar desligado el defecto como cosa en si, por medios literarios o plásticos que no son en manera alguna descripción de interioridad: el hacer pasar a la persona –o lo que sea- por el mero contorno” 8

La característica de la caricatura política (sobre todo de las representadas en “El hijo de Ahuizote” y El Colmillo publico”)  consigue una doble función, la de “degradar al gobierno y divertir al pueblo”)9 así las imágenes se convierten en símbolos de esperanza y en fuente de desahogo, pero este desahogo se ve complementado con la labor del los discursos que convierten el miedo y la tristeza en odio hacia el gobierno, y confianza en que se puede conseguir un cambio.

 

 

About these ads